Biden: ¿problemas de memoria?

Esto viene siendo, ‘como te digo una cosa, te digo otra’, o ‘se agarra antes a un mentiroso, que a un cojo’, como dice el refranero popular. Igualmente, es difícil discernir entre los analistas, qué pasó en esas menos de 24 horas para que el discurso de Biden experimentara un giro de 180º.

Moscú, 4 jun (SANA) No enviaremos sistemas de cohetes a Ucrania, dijo el presidente de EEUU, Joe Biden, el lunes 30 de mayo, para decir al día siguiente, martes 31 de mayo, que EEUU enviará a Ucrania sistemas de cohetes y municiones más avanzados. Para ‘rematar la faena’, dijo que ni Washington ni la OTAN quieren ser parte del conflicto ruso-ucraniano.

Donde dije digo, digo Diego

Washington DC, EEUU. Lunes 30 de mayo: “No vamos a enviar a Ucrania sistemas de cohetes que puedan alcanzar a Rusia”. Joe Biden.

Washington DC, EEUU. Martes 31 de mayo: “He decidido que proporcionaremos a los ucranianos sistemas de cohetes y municiones más avanzados que les permitirán atacar objetivos clave con mayor precisión en el campo de batalla, en Ucrania”. Joe Biden escribe en un artículo en The New York Times.

Esto viene siendo, ‘como te digo una cosa, te digo otra’, o ‘se agarra antes a un mentiroso, que a un cojo’, como dice el refranero popular. Igualmente, es difícil discernir entre los analistas, qué pasó en esas menos de 24 horas para que el discurso de Biden experimentara un giro de 180º.

Pero de entre las cosas que dijo al anunciar el envío de esas armas a Ucrania, Biden se descolgó con una frase que no se sabe muy bien quién puede llegar a creerla: “No buscamos una guerra entre la OTAN y Rusia. […] Mientras EEUU o nuestros aliados no sean atacados, no participaremos directamente en este conflicto. […] No alentamos ni permitimos que Ucrania ataque más allá de sus fronteras. No queremos prolongar la guerra solo para infligir dolor a Rusia”.

En este sentido, el analista internacional Fernando Moragón recuerda que el Ejército ucraniano ha sido entrenado, preparado, financiado, y armado durante siete años por la OTAN, “hasta el punto de que podemos hablar ya de que el Ejército ucraniano es un Ejército OTAN”, advierte el experto.

En este sentido, Moragón fundamenta sus dichos en que a Ucrania se le suministra inteligencia: “si esto no es estar en guerra, no sé qué es”, ironiza.

Participación de Occidente en el conflicto ruso-ucraniano

“Occidente, es decir, EEUU y la UE y la OTAN –son más o menos lo mismo todos– le está suministrando ahora mismo a Ucrania: armamento de todo tipo e inteligencia, que es fundamental, clave–. Es decir, gracias a la inteligencia, a la información que [EEUU] dan vía satélite, o a los drones que también dan información, por ejemplo para la corrección de tiro en tiempo real, y a un montón de cosas más, Ucrania puede saber en todo momento dónde están las unidades rusas: esto es una ventaja que sólo tienen muy pocos países. Y la OTAN, EEUU básicamente, le está suministrando todo ese tipo de información en tiempo real”, explica el analista.

“Pero es que además hay más. Aparte de los famosos mercenarios –también es un término para encubrir un montón de cosas–, hay unidades de operaciones especiales británicas, norteamericanas, francesas, es decir, si no estamos en guerra [Occidente] contra Rusia, pues no lo sé. Esto, aparte de las sanciones económicas, aparte de las presiones brutales a otros países para que pongan sanciones, y los proyectos un tanto curiosos, que tienen algunos aliados, como Polonia, de quedarse con parte de Ucrania”, señala Fernando Moragón.

Fuente: Sputnik

Check Also

Cuba se enfrenta al incendio más devastador de su historia

Las autoridades han evacuado a más de cuatro mil personas ante el peligro, mientras asciende …